cómo convertirse en un verificador de hechos

Investigar, verificar, contrastar. Los grandes mandamientos del periodismo son cada vez más útiles para el gran público. Son la base para convertirse en un verificador de hechos.

Los bulos, las fake news y las medias verdades no son exclusivos de nuestro tiempo. Sin embargo, las redes sociales han ayudado a visibilizar un fenómeno que socava la confianza entre los ciudadanos (y entre estos y los medios e instituciones), altera los criterios con los que juzgamos los hechos que suceden a nuestro alrededor y socava los cimientos de la democracia.

Por todo ello, cada vez es más necesario mantener una mirada crítica sobre los datos y noticias que recibimos constantemente. Y rodéate de las herramientas adecuadas para verificar la información, su origen, sus fuentes y su contexto.

Las ocho claves del “verificador de datos”

Para detectar bulos y detener su propagación descontrolada, lo primero que se debe hacer es desarrollar una actitud de verificación de hechos. No se trata de desconfianza por desconfianza, pero debemos estar atentos a ciertas señales que nos indiquen que podemos estar ante noticias falsas o información promocionada o interesada. IFLA, la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias, nos da estas ocho claves para saber si estamos ante un bulo.

  • Investigar la fuente u origen de la información.. ¿Conocemos el sitio web donde se publicó? ¿Qué fuentes se citan y quién es el responsable de la información? ¿Se puede verificar fácilmente su origen?
  • Ir más allá del título. Compartir algo que no hemos leído es una práctica común. Por eso, siempre es recomendable ir más allá del título. Siempre tenga cuidado con los titulares que causan revuelo o tienen afirmaciones increíbles.
  • Quien es el autor. Toda la información debe estar firmada. De lo contrario, nadie es responsable de ello. Las noticias sin firmar son un buen indicio de que estamos ante algo sospechoso.
  • La importancia de los datos. La información compilada honestamente debe incluir enlaces a las fuentes de datos que utiliza. La mayor parte de esta información debería ser verificable por cualquier lector.
  • Fecha. Muchos engaños son simplemente noticias antiguas sacadas de contexto. Por eso siempre debemos fijarnos en la fecha de publicación original.
  • Eliminar páginas humorísticas. Algunos sitios web de bromas tienen un formato multimedia. No es extraño que algunas de sus publicaciones se viralicen como si fuera cierto.
  • sesgo de control. Todos leemos las noticias de acuerdo con nuestros propios sesgos personales o ideológicos. Conocerlos nos ayudará a no aceptar noticias solo porque confirman nuestro punto de vista.
  • Confía en los expertos. Al final siempre es mejor ir al que sabe. Si la publicación que queremos revisar pasa todos los filtros anteriores, pero aún hay algo que hace que sospeche, mejor preguntar a un experto en la materia.
Leer:   Me robaron... ¡Y me encuentro sin celular!
las ocho claves de un fact checker

Herramientas de verificación

Cuando nos encontramos con una noticia, imagen, vídeo o publicación en redes sociales que parece un engaño, lo primero que debemos hacer es realizar una búsqueda rápida en Internet. Es muy probable que alguien ya haya hecho el trabajo de verificación antes. Cada vez más equipos se dedican profesionalmente a la verificación de hechos. Así, existen webs dedicadas exclusivamente a esta tarea, como las pertenecientes a la International Fact Checking Organisation (IFCO).

Se trata de plataformas como Maldita o Newtral en España, Chequeado en Argentina o Factual en Francia. Algunos de los que tienen una historia más larga están en los Estados Unidos, como Snopes.com o FactCheck.org. Todos funcionan de la misma manera. Recorren las noticias diarias en busca de engaños. y prestan un servicio de verificación de toda la información que nos llega por otros canales cuyo origen y autoría no se puede comprobar fácilmente.

Kit de herramientas de verificación de hechos de Google

Siempre es bueno tener uno de estos sitios web a mano. Sin embargo, para realizar una búsqueda general, existen plataformas como Google Fact Check Toolbox. Consta de dos herramientas: Fact Check Explorer y Fact Check Markup Tool.

consultar con la herramienta de google

Explorador de verificación de hechos Le permite buscar rápidamente bulos publicados sobre cualquier persona, entidad, tema, etc. Incluso puede buscar declaraciones citadas. La herramienta funciona en varios idiomas (incluido el español) y realiza una búsqueda rápida en los sitios de verificación para saber si alguien ya ha investigado el bulo que nos interesa.

Por su parte, Herramienta de marcado de verificación de datos es una herramienta para auditores profesionales. Gracias a ella, cualquier persona que publique un artículo de fact-checking puede añadir una serie de información estructurada sobre el proceso de fact-checking. Esto ayudará a los motores de búsqueda a reconocer la relevancia del artículo.

Leer:   Cómo editar un PDF: recursos y programas en línea

Robots de caza con Botometer y twXplorer

Twitter es una de las redes preferidas para difundir fake news y, sobre todo, Campañas de autoservicio disfrazadas de información fáctica. En esta red social, el tema está organizado por hashtags o etiquetas. Para conocer el origen de estos hashtags, las cuentas que los mueven y los enlaces asociados, la herramienta más útil es twXplorer, financiada por Knight Lab Foundation y McCormick Foundation.

twXplorer nos permite buscar una determinada etiqueta en varios idiomas y nos ofrece una radiografía de todo lo que ocurre a su alrededor. Aquí es donde entra la detección de bots. Y es que muchos comentarios en las redes sociales son publicados por programas informáticos que realizan tareas repetitivas para las que han sido programados. En otras palabras, no hay una persona real detrás de gran parte de lo que vemos en línea.

Para desenmascarar bots, la herramienta más útil es Botometer, desarrollado por la Universidad de Indiana. Si sospechamos que una cuenta no es real, solo tendremos que introducir su nombre en Botometer. La herramienta analizará su comportamiento para saber si se trata de un robot. El resultado será una puntuación entre cero y cinco. Cuanto más alto es, más probable es que sea.

ranking de robots botómetros

Cómo verificar videos y fotos

A través de las redes sociales, aplicaciones de mensajería e incluso los medios de comunicación, es común ver fotografías o videos de dudosa procedencia, sacados de contexto y donde la fuente no puede ser verificada. Para verificar esta información, contamos con dos herramientas interesantes: TinyEye e InVID.

TinyEye es un motor de búsqueda inversa de fotos muy útil. Simplemente cargue una imagen, captura de pantalla o URL de una foto y podrá rastrear la fuente de la foto. Esta herramienta encontrará todos los sitios web donde ya se ha publicado la imagen., ordenados por fecha, relevancia o nivel de edición (modificaciones) de la imagen. Así, será más fácil saber si se trata de una foto antigua o saber el contexto original en el que fue tomada.

Leer:   Cómo quitar Ring Doorbell

Otro recurso muy interesante es InVID, una herramienta para periodistas desarrollada por la agencia francesa AFP y financiada por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea. Le permite ver videos de Facebook y YouTube y verificar su contexto, la veracidad del contenido y el cumplimiento de la ley de derechos de autor. Cuenta con una plataforma web, aplicaciones y extensiones para el navegador.

Más allá de las herramientas, lo importante de ser un verificador de hechos es la actitud. Trate de desarrollar un ojo crítico que desconfíe de las señas de identidad de los bulos. Y, sobre todo, tener una actitud abierta. Nadie es libre de creer noticias falsas y compartirlo. Así que también tenemos que estar preparados para rectificar.

Por Juan F. Samaniego

Fotos | Wikimedia Commons/Loc.gov, IFLA, Caja de herramientas de verificación de datos de Google, Botómetro

Gracias por leer absolutoyrelativo.com. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario