Comprueba si tu conexión a Internet es estable

En cuanto al contrato de una conexión a Internet, lo que más suele interesar a los clientes es la velocidad de la fibra óptica o el ADSL. Es el factor que, generalmente, se suele considerar clave para valorar la calidad de la conexión y, sin embargo, no es lo único que debemos tener en cuenta. También la latencia y el PING de esta conexión, y también la estabilidad de la misma, que es lo que nos ocupa en esta ocasión. Y también hay una forma de medir la estabilidad de la red.

Nuestros compañeros nos cuentan cómo medir la estabilidad de conexión y nos recuerdan que es importante porque, una baja estabilidad puede propiciar cortes en videojuegos online, por ejemplo, o pixelaciones y cortes, igualmente, en servicios de vídeo en streaming. Y mejorar la estabilidad puede corresponder únicamente al operador, por problemas técnicos o de instalación hasta el hogar, o bien puede tratarse únicamente de algo relativo a la instalación de la red local. Es decir, problemas de configuración del router, de la red WiFi, y un largo etcétera, pueden perjudicar la estabilidad.

Comprueba si tu conexión a Internet es estable

Así se comprueba la estabilidad de una conexión a Internet

Lo único que tenemos que hacer es lanzar solicitudes a un servidor fiable, y que el mismo las devuelva. En este intercambio de envío y recepción podremos ver los paquetes salientes y entrantes, con el tiempo de demora en el transcurso y la pérdida de información si existiera. Lo vamos a hacer con los servidores de Google accediendo a Símbolo del Sistema desde el menú Inicio de Windows, e introduciendo aquí el comando ‘ping -t 8.8.8.8′. Lo interesante es dejar que lance consultas durante un tiempo largo, de por ejemplo 12 horas, para después revisar las consultas que se han hecho.

Leer:   La velocidad que indica el test de velocidad de Google no es real

Hecho esto podremos revisar el registro de peticiones al servidor y la devolución de respuestas por parte del mismo, para comprobar si se pierden paquetes de datos en la comunicación entre el cliente –nuestro dispositivo- y el servidor –Google-. Si no se produce ninguna pérdida entonces, evidentemente, tendremos por seguro que la estabilidad es correcta y no se debe hacer cambio alguno. Si se pierden paquetes, entonces sí habría que revisar la configuración de red o la instalación en busca del causante de este problema de estabilidad.

Gracias por leer absolutoyrelativo.com. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario